Comunicación de anomalías y fraudes

La defraudación eléctrica (robo de electricidad) está tipificado por el código penal como un delito leve o grave atendiendo al importe defraudado, siendo causa de multa al defraudador. Estas prácticas provocan  el sobrecoste en el precio de la electricidad para todos los consumidores ya que la energía consumida fraudulentamente por los usuarios acaba siendo repercutida al sistema y ha de ser soportada entre todos los consumidores.

Además está acción repercute en la mayoría de los casos en la seguridad de las personas, tanto de las individuos que efectúan el fraude como para los vecinos ya que la mayor parte de los que realizan estas prácticas fraudulentas no tienen en cuenta las medidas de seguridad necesarias; por lo que pueden desencadenar daños en los inmuebles.

Comunicación de la información y confidencialidad.

Puede trasladar cualquier anomalías y/o presuntos fraudes en atencion-cliente@grupocuerva.com , garantizando en todo momento la confidencialidad de las personas que la remitan. Así mismo también será confidencial el resultado de las verificaciones que se realicen como resultado de la información recibida a menos que los casos comporten acciones judiciales.