Llamadas también de agua corriente, o de agua fluyente.

Este tipo de centrales no cuentan prácticamente con reserva de agua, oscilando el caudal suministrado según las estaciones del año. En la temporada de precipitaciones abundantes (de aguas altas), desarrollan su potencia máxima, y dejan pasar el agua excedente. Durante la época seca (aguas bajas), la potencia disminuye en función del caudal, llegando a ser casi nulo en algunos ríos en la época del estío.

La Central Hidroeléctrica de La Vega

La Central Hidroeléctrica de La Vega aprovecha aguas del Río Monachil (Granada). La central original data del año 1894 y estaba equipada con dos grupos, construida por la Compañía General de Electricidad y posteriormente absorbida por Cía. Sevillana. En 1988 fue adquirida en estado de ruina por Grupo Cuerva, que la rehabilitó y puso en funcionamiento.

La Central Hidroeléctrica de Arquillos en Linares (Jaén)

La Central Hidroeléctrica de Arquillos es de tipo fluyente y aprovecha aguas del Río Guadalimar. Originalmente dicha central fue construida por Compañía Sevillana de Electricidad y se explotaba conjuntamente con una Central Térmica anexa.  

     
La central fue adquirida en estado de ruina y abandono total en 1989, poniéndose en funcionamiento en 1991 equipándola con un solo grupo.
La derivación del río se efectúa mediante una presa de más de 80 m de longitud.

Datos técnicos C.H. La Vega

Salto Bruto: 185 m
Caudal Nominal: 1,5 m3/s
Turbina: Pelton Eje Horizontal de 2 chorros
Potencia: 2.220 kW
Alternador: Síncrono
Producción Media: 5.800.000 kWh

Datos técnicos C. H. de Arquillos

Salto Bruto:
7.5 m
Caudal Nominal: 18´5 m3/s
Turbina: Semi- Kaplan
Potencia: 1.440 kW
Alternador: Síncrono
Producción Media: 2.700.000 kWh